Equipo de LookBook para llevar

Doce del medio día. Estábamos disparando una sesión de imagen en exteriores y la luz nos impide seguir trabajando.

La última toma parece correcta.

La última toma parece correcta.

Era de esperar. Así que entramos dentro, y Jonas ya tenia montado todo el equipo.

Trabajando con Alexandra casi como en el plató.

Trabajando con Alexandra casi como en el plató.

No siempre uno cuenta con todos lo elementos que desearía para realizar una sesión, sobretodo cuando uno juega fuera de casa.

En este caso se trataba de disparar las fotos del LookBook durante la sesión de imagen aprovechando las horas en que la luz del exterior esta demasiado vertical para disparar exteriores.

Así que lo primero fue encontrar un espacio lo suficientemente amplio para montar todo el estudio allí.

Por suerte el Comedor de Noe, es un espacio amplio y diáfano

Por suerte el Comedor de Noe, es un espacio amplio y diáfano

En mi maleta para trabajar fuera, “sólo”: tres cabezales de flash, cinco trípodes, dos para la barra del fondo sin fin, tres paraguas, una ventana mediana y mi siempre amado “beauty dish”.

Esquema de iluminación para un LookBook lejos del estudio.

Esquema de iluminación para un LookBook lejos del estudio.

El esquema sencillo, y el resultado; fantástico.

Composite de algunos looks

Composite de algunos looks

Después de 18 looks + 6 de baño y una paella deliciosa de Javi (el anfitrión); debemos volver al trabajo.

Mientras se maquilla Melani Olivares para la sesión de imagen, Noe visualiza el LookBook

Mientras se maquilla Melani Olivares para la sesión de imagen, Noe visualiza el LookBook

Y ya estamos en marcha de nuevo.

Montando en el exterior.

Montando en el exterior.

.  .  .

Fotografías del “making of” del gran fotógrafo Y amigo :

Jonas Forchini

Momentazo de Melani i Jonas

Momentazo de Melani y Jonas

Anuncios

Pasión y trabajo sí, pero con alma.

Ya hace unos días que me vengo dedicando a eso de la moda, y como en todo oficio te encuentras con profesionales de todo tipo. Buenos, y … muy buenos.

Pero he observado que lo que suele distinguir el resultado final, no es siempre la validez de las personas que desarrollan un proyecto, ni las horas de trabajo invertido en ello. Muchas veces lo que distingue un proyecto aceptable de uno muy bueno, es el “alma”.

Alexandra Cuatrecases para Lolita

Alexandra Cuatrecases para Lolita

Lo hemos oído infinidad de veces; esto tiene alma, el alma de. Cuantas veces notamos en un trabajo que valoramos: carácter, esencia, filosofía, estilo propio, personalidad, etc.

Pero a qué nos referimos? Dónde se encuentra? Cómo podemos generarlo? Esto me ha estado inquietando durante años.

Hablando con Enric Sala (escultor), me explicaba cómo se había inspirado en las moléculas orgánicas para su última serie, lo que me dejo un poco perplejo. Pero es cierto que la serie tenía una coherencia, un discurso, un estilo, una continuidad. Y por supuesto un valor estético indiscutible.

El escultor Enric Sala trabajando en su taller.

El escultor Enric Sala trabajando en su taller.

En el mundo de las artes clásicas es muy habitual que los proyectos partan de un núcleo, y luego se desarrollen.

Pero en fotografía de moda, suelo ver proyectos carentes de ese discurso, que sólo se puede desarrollar partiendo de un punto muy claro y con una filosofía y valores muy concretos. En vez de esto algunos proyectos intentan sustentarse en configuraciones estéticas, o en aptitudes o en referentes.Tengo que añadir que yo ya cometí esos errores.

Mi humilde consejo:

Idea – Concepto – Desarrollo – Proyecto (Estos son los pasos)

Así; cuando uno se pierde o el proyecto se transfigura porque surgen problemas. Siempre surgen. Se puede retroceder hasta el núcleo para reemprenderlo. Sin que quede difuminado, cojo, o manco.

Nada de salir y disparar a bocajarro; mediten conceptualizen, desarrollen ideas.

Y hagan lo que hagan, intenten hacerlo con “alma”.